Estaba pensativa sobre cómo explicarlo, mi día a día, mi búsqueda constante de equilibrio y paz mental.

Y lo he resumido en 4 pasos, que te voy a explicar con ejemplos para que se entienda ¡vamos allá!

 

PASO 1: OBSERVO y tomo nota

  • Me permito cada día sentir qué aspectos me suman y cuáles me restan.
  • A través de la observación de mi propia conducta y emociones, de los resultados obtenidos o de las respuestas que veo a mi alrededor, voy detectando qué «me sienta bien» y que no, qué debería cambiar, o no volver a hacer, o, por otro lado, detectar qué situaciones, acciones, personas…debo potenciar.
  • Entonces, por supuesto, lo dejo anotado (en digital, que ya me conocéis), para no dejar en manos de mi mala memoria, y obtener realmente unos datos más exactos. 
  • Y sigo observando.

 

PASO 2: ANALIZO y tomo conciencia

  • Pasado un tiempo, me concentro en revisar esa información. Recopilo los datos para analizarlos detenidamente, descartar lo que no me hace falta, y concentrarme en los resultados que sí me interesan.
  • Y ahora sí, tomar algunas conclusiones y reflexionar.

 

PASO 3: FOCO EN SOLUCIONES y decisiones

  • Doy pequeños pasos hacia el cambio (ej: nuevo hábito). Siempre hay que empezar poco a poco, pero con el objetivo final siempre claro, y mis decisiones (grandes o pequeñas) que me llevarán a conseguirlo.
  • Busco siempre otras formas de hacer las cosas, optimizo, simplifico.
  • Mantengo una actitud positiva, enfocada en soluciones: qué necesito, cómo puedo conseguirlo, qué quiero y que no…

 

PASO 4: AUTODISCIPLINA (y automotivación)

  • En los momentos duros, vuelvo al paso 1, y recuerdo mi objetivo de mejorar cada día, sumando más y restando menos.
  • Recuerdo el por qué de mis decisiones, pienso en lo que estuve observando y lo que decidí que quería cambiar o implantar.

 

Ejemplo personal: esta misma noche he sufrido insomnio total. Podría dejarlo pasar como algo aislado, pero llevo tiempo que parece cada vez más frecuente. Y a partir de esa percepción, las últimas 3 veces lo dejé anotado en un subcalendario de google calendar (cuyo nombre es «salud»). Como este caso, llevo anotando en el mismo subcalendario distintos cambios importantes en mi comportamiento y energía. Anoto rápidamente desde el móvil, y sigo observando.

Ejemplo profesional: entre mis alumn@s y clientes, la mayor necesidad es la de «planificarse mejor». Y siempre les propongo estos mismos 4 pasos. Primero hay que observar tras finalizar una semana qué ha funcionado y qué no, cómo me siento, pienso en los motivos por los que he cumplido mi planificación o no. Y lo dejo anotado. Cuando lleves varias semanas registrando esa información, es hora de analizarlo y detectar nuevos cambios que puedes hacer, y nos marcamos pequeños objetivos con una mentalidad positiva y enfocada en las soluciones y beneficios que queremos conseguir. Y, en el día a día, si no ha salido como esperabas, recuerda tu sistema, el paso 1, y vuelve a intentarlo al día siguiente, ajustando tareas o decisiones si es necesario, pero con tus objetivos de mejora siempre presentes.

 

Y ahora, me gustaría que me cuentes tu experiencia: ¿Cómo consigues paz mental cada día? ¿o vas dando vueltas a ideas pero no implementas? ¿En qué pasó te estancas? ¿Has tomado decisiones que no han funcionado del todo? ¿Y qué crees que ha pasado?

Y si tienes tu propio sistema que funciona (sea o no sea digital jejeje) ¡compártelo también conmigo!

Bienvenidos al cambio